Páginas

martes, 29 de diciembre de 2009

CARTA DE NAVEGACION 9 / por El Almirante

Superados por ahora los problemas técnicos y de tiempo, retomo el hilo de este blog después de dos meses de ausencia. Lo hago crujiendo de frío y mostrando una foto tomada recientemente desde mi departamento por Eleni Melema. Si no me equivoco, pronto aparecerán no muy lejos de aquí blancos y peludos osos polares, pues se nos ha advertido que el cambio climático estará repleto de sorpresas. Según Greypeace, ya han encontrado dos pingüinos en las Islas Canarias y cinco tortugas gigantes varadas en un desfiladero del Tibet.

1
En parte, he aprovechado estas vacaciones navideñas para dar paseos virtuales no tan fríos por mis páginas preferidas. Nunca está de más, por ejemplo, re-visitar el sitio de cine documental NARANJAS DE HIROSHIMA, pues siempre hay, por lo menos, un par de gratas sorpresas esperándonos. Destaco en esta ocasión “Historias del cine” del incomparable J.L. Godard; a su vez, del menú de noviembre recomiendo “Que viva México” (1932) y ésta, “El desastre de Oaxaca” (1931), ambas del maestro Sergei Eisenstein.




2
Y del cine a la poesía. En su número más reciente, la revista PROMETEO dedica parte de su contenido a poetas vietnamitas contemporáneos. De los textos antologados allí elijo para compartir este poema de Nguyen Quang Thieu:

En mi sueño nuestros cuerpos cortaron la cama en una larga diagonal.
Estamos acostados como dos árboles caídos en la tormenta.
Sobre nosotros, leñadores con las caras cubiertas por máscaras,
Dejan caer una plomada entre nuestros cuerpos.
Nos cortan en pedazos rojo sangre.
No hacen ruido alguno.
La hoja nos atraviesa en destellos de luz, brillantes y llenos
de color como fuegos de artificio.
Nuestra sangre de vida se eleva como polvo en las chispas.
Nuestra cama se convierte en un taller.
Trozos de vidas convertidos en camas, mesas, armarios, ataúdes.
Estamos en todas partes, pero los árboles ya no nos conocen.
Para ellos somos sólo un recuerdo ciego y mudo.
Los leñadores nunca piensan que nos levantemos de nuevo,
No sólo con aserrín y virutas.
Tiran los últimos pocos restos en el fuego;
Nuestras vidas brillan en el resplandor.
Los leñadores ahora están siendo sacados del taller.
Pasan bajo los árboles
Que cumplen sus últimos pedidos
Y les dejan conservar las máscaras.

3
Las navegaciones de esta semana me han llevado también por los derroteros de la política latinoamericana. En las siempre nutritivas páginas de RADIO NEDERLAND hallé esta interesantísima entrevista al presidente de Bolivia, Evo Morales.


4
A la incansable Brigitte Vasallo, de “PERDER EL NORTE”, le debo el descubrimiento de mucha música, especialmente del mundo árabe. Aquí les pongo, para concluir, a la libanesa Rima Khcheich. Hasta una próxima.